I'm back!

Siguiendo con el reporte post-vacacional, regresando de Paris me embarqué en la aventura de irme 10 días, usando Roses como cuartel general, a la conquista de la Costa Brava.

Nunca deja de impresionarme la diferencia entre las playas mediterráneas y las playas caribeñas, cada una tiene su encanto claro está, y me sigo quedando con las caribeñas. Sin embargo, no puedo quejarme de las vistas de las que pude disfrutar y lo más importante, que el sol se oculta a las 9pm. Incluso llegué a encontrar un símil a Puerto La Cruz por estos lados, y obviamente, no por las empanadas, sino por las casas impresionantes en medio de canales llenos de yates lujosos.

Si algo puedo sacar de este viaje fuera de lo usual, es el choque cultural... por un lado personas acostumbradas al disfrute esporádico de la playa por un periodo máximo de 2 horas, mientras que por el otro, personas para las que sencillamente disfrutar de la playa es estar hasta que se oculte el sol como mínimo.

Comparaciones muchas, desde el preparar el bolso con los 3 bronceadores-protectores para la técnica de adquirir el color ideal hasta el sencillo hecho de que hay gente que planea 10 dias en la playa aunque no soporte la arena... que ironía no?

En fin, que a veces hay que adaptarse y cambiar la manera de disfrutar las cosas... asi que "cuando la vida te dé limones, aprende hacer limonada!"

1 comentario:

  1. o quizás lo mejor sea que cuando la vida te dé limones, se los lances a esas personas que joden y joden a ver si retroceden y te dejan tranquila ja ja ja...

    besos!

    ResponderEliminar

PHOTOLAB